jueves, 25 de noviembre de 2010

Otoño en las Villuercas

Ya estamos metidos de lleno en la estación más agradecida de la naturaleza, el otoño, en la que las tonalidades de los bosques cambian el pisaje, y todo se llena de color y humedad al tiempo que los frutos silvestres maduran en los árboles.

Atardeceres melancólicos de serena belleza, tibios amaneceres llenos de sonidos y el ajetreo de los animales salvajes, que se hallan en periodo de celo o recolectando los frutos secos para pasar el invierno. Las setas eclosionan por doquier y las primeras lluvias van llenando manantiales y arroyuelos.

Es el momento de echarse al campo y disfrutar de la belleza natural que esconde el mundo rural, comarcas, valles y pueblos, para hacer acopio de energía positiva y serenar nuestro espíritu y nuestra mente, además de respierar aire puro y hacer algo de deporte en plena naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario